martes, 11 de julio de 2017

Visión

Cáscaras huecas chocando entre la multitud, alardeando de sus vidas plenas.
Mentes maravillosas acurrucadas en nidos vacíos, soñando con la ignorancia.
¿Superación personal o búsqueda de aprobación?
Si no hay necesidades, las creamos, si no hay adicciones, las buscamos.
Pero no nos buscamos a nosotros mismos. No sentimos apego hacia nuestra propia persona.
Amamos a otros, les lloramos, les añoramos. Pero no aprendemos que la vida es perder, y que pasa muy a menudo. Y cuando pasa, no sabemos estar solos. Porque el desapego, de cara al escaparate, es frialdad. Porque los sentimientos profundos no se entienden. Porque los pensamientos profundos son de gente chalada.
El amor es química, pero sobretodo es algo social. ¿Para nuestro crecimiento personal? ¿Terapéutico? O pura represión. Usan nuestros sentimientos para encasillarnos, para encaminarnos a vidas que no son vidas. Para que así nos acepten.
¿Quién decide qué está bien o que está mal? ¿Quién decide cuándo el amor está bien y cuándo está mal?
Yo amo la libertad, de cada persona. El respeto. Pero sobretodo la libertad, que es lo que hay que amar. El amor no es juzgar, ni aparentar. El amor no es apego. El amor también es dejar marchar. ¿Qué es justo o injusto? ¿Quién hace la ley?
En este mundo, no hay lugar para lo abstracto, ni masas preparadas para avanzar.
¿O es un avance aceptar lo obvio después de siglos?
La vida no es eso. La vida no es miedo a decepcionar, ni orgullo por ser igual que el resto. No vivimos para trabajar, trabajamos para vivir. No hablamos para demostrar, hablamos para entendernos.
¿Son mis sentimientos míos o son el reflejo de lo que me han inculcado? ¿Son mis pensamientos míos o son el resultado del adoctrinamiento de la sociedad? ¿Nos perdemos? ¿O solo nos desconectamos?
Me quiero libre, me quiero orgulloso de mí por ser Yo. Me querría aunque nadie me quisiera. No por ser especial, no por ser mejor. Por ser Yo.
Todos luchamos a diario contra mil cosas, pero si luchas contra ti mismo, estás perdido.
No seáis huecos. No soñéis con otras vidas. Solo tenemos una oportunidad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario