lunes, 24 de enero de 2011

Desvaríos de una noche de martes (bis)

Lo recupero de una entrada de hace... Un año? Pero me viene que ni pintado para estudiar física. -.-




Dos horas para dormir por delante, y, en los apuntes de cálculo diferencial, algo me transporta a otro lugar. "Tengo algo que hacer y no sé qué", me digo, mientras equis subuno, equis subdos y equis subtres bailan alrededor de mi taza de café. Melodías entrecruzadas, inventadas quizá, juegan en mi mente, vocecillas invitándome a no pensar. Las sonrisas, como fotogramas de películas antiguas, se pasean por mi cabeza en una espiral. "Creo que necesito descansar", pienso ya.

Las derivadas enésimas se difuminan en el papel, y aparecen semifusas acariciando a la tangente de e. Mas yo, sin sorpresa alguna, observo sin querer, mientras dentro de mí se repite una frase tal que "quiero verte otra vez" y no sé por qué. El logaritmo neperiano dijo, me pareció entender, "ya no son horas de pensar, acuéstate".
Desconecto totalmente y me olvido de la integral indefinida del seno al cuadrado de ce, que por cierto, se emborracha de miradas a la raíz de cuatro erre más pi a la tres.

Al cerrar los ojos veo por dentro el reflejo de un sueño que nunca tendré, tú, y puede que yo, amarrados piel con piel, abrazando juntos nuestra taza de café... Con sus equis, festejando que una vez más, me han llegado a vencer.

domingo, 9 de enero de 2011

Hoy toca...

... Pensar que lo puedo conseguir aunque me deje la cordura en el intento.