jueves, 25 de marzo de 2010

El miedo a que todo lo que hemos conseguido se esfume... El miedo a que todo se pierda entre el tiempo y pase toda una vida torturándome por dentro.

Me prometiste que te quedarías, y yo te prometo que todo puede ser mejor. Las palabras a veces dañan, pero las caricias las cicatrizan y las borran. Pido perdón si mi paciencia es limitada, pido perdón por no entender... Perdono lo que haga falta, pues cuando tú te vayas, me arrepentiré de cada instante que no te haya hecho sonreír. Nunca había dado el todo y arriesgo mucho, si fallamos lo pierdo, y no concibo fallar.

lunes, 8 de marzo de 2010

Gracias

Mi mente hoy se pasea por los recuerdos más recientes... Aquella noche de teatro y tortellini, aquella película que no vi por dormirme rozando tu cuello. Aquel viaje de vuelta preocupado por no saber qué había pasado.

El sábado que pasé esperando a la hora en que tenía que recogerte. Tras el día largo, llegar y, no estando solos, querer los dos estarlo... El concierto que toqué deseando que se acabara para fugarme contigo, robarte del mundo y entregarte el mío. El hecho de que el camino fuera mucho y la paciencia poca, que propició que la noche se alargara a tu lado, que, desnuda, no pudiera soltarte... Que volviera a dormirme oliéndote y soñándote.

El despertar a tu lado pocas horas después y ver un día por delante contigo. Lasaña, macarrones, frío si te alejabas un paso... Olvidarme de que tengo sueño si no voy a dormir contigo. El viaje en coche, tu lengua fuera al coger el mando y jugar, la pizza, las tortitas, risas, risas, risas... Más carretera, tu cuerpo de nuevo... La perfección a un paso. La odiada despedida, el volver y sorprenderme al encontrarte aún despierta y tus palabras... Tus mejores palabras para mí.

Gracias... Gracias por mostrarme la luz detrás de cada sombra. Por cada momento.

martes, 2 de marzo de 2010

Cómo decirte que tendrían que darme muerte si te marchas, que no quiero que pase ni un minuto sin ti, que quiero que mi vida termine contigo... ¿Cómo?